Estás en: CEI > Especialidades > Puentes
Especialidades
Ofrecemos un sistema coordinado de tratamientos presentando soluciones globales para su boca.
  • Implantes Dentales
  • Implantes sin cirugía
  • Implantes de Carga Inmediata
  • Implantes Post-Extracción
  • Técnica 3 en 1
  • Implantes por Ordenador
  • Técnicas de Aumento Óseo
  • Blanqueamientos
  • Carillas Estéticas
  • Coronas de Porcelana
  • Puentes
  • Endodoncia
  • Gingivitis
  • Periodontitis
  • Obturaciones
  • Ortodoncia
  • Reconstrucción de la Sonrisa
  • Puentes
    Definición
    Los puentes dentales son estructuras de varias piezas o coronas unidas que reemplazan dientes perdidos usando como pilares de anclaje los dientes remanentes de la boca.

    Se trata de estructuras que se colocan de manera fija o permanente en la boca y se sujetan a los dientes mediante unos cementos muy consistentes.
    Generalidades
    Cuando faltan uno o varios dientes, la mejor solución suelen ser los implantes dentales, ya que para la colocación de los puentes es preciso tallar o desgastar los dientes vecinos.

    Los puentes pueden ser de 2 hasta 14 piezas, y pueden anclarse en 2 ó más dientes. El tamaño del puente depende del número de piezas ausentes y de la posición de los dientes que van a usarse como pilares de soporte. Una sola pieza sería una corona de porcelana. Las coronas de porcelana, también conocidas como “fundas”, pueden colocarse en todos los dientes de una misma boca, pero cuando una o varias coronas están unidas entre sí se denominan puente.

    Antes de los implantes dentales, los puentes eran la única solución para la reposición de los dientes perdidos de una manera fija, sin emplear aparatos removibles de “quitar y poner”. Hoy en día, los puentes de porcelana se siguen utilizando ya que tienen sus indicaciones, y los materiales y técnicas para su confección son cada vez más avanzadas.

    Cuando hablamos de puentes, en este apartado nos referimos a puentes de porcelana sobre dientes naturales, aunque también se pueden realizar puentes de porcelana sobre implantes, que se englobarían dentro de las prótesis fijas sobre implantes (leer apartado de Implantes Dentales).

    Clásicamente los puentes se confeccionaban en metal. El dentista tallaba o limaba ligeramente los dientes y después tomaba el molde para que el técnico de laboratorio o protésico confeccionara de manera artesanal el puente a medida del paciente. Hoy en día la técnica no ha cambiado, pero si los materiales. Debido a la poca estética de los puentes metálicos de antes (de oro o de aleaciones de cromo-níquel) se empezaron a emplear recubrimientos plásticos en la zona visible de los puentes. Hoy en día podemos ver aún algunos de aquellos trabajos, como se precia en estas fotografías.
    01 02
    01. Puente acrílico en zona anterior de la boca.
    02. Puente acrílico en zona posterior de la boca.
    Más adelante se comenzaron a mejorar las aleaciones de metal, haciéndolas más duras y resistentes (cromo-cobalto), y a recubrirlas en toda su superficie con porcelana. Este tipo de puentes es hoy en día el más empleado, pese a que ya se confeccionan estructuras en otros materiales, como el zirconio, más estético pero menos resistente.
    01 02
    01. Dientes preparados para recibir un puente metal porcelana.
    02. Puente de metal-porcelana colocado.
    En la actualidad, los puentes de porcelana son un tratamiento muy frecuente en el pasado y el presente de la odontología, como un recurso eficaz para reponer de manera fija los dientes perdidos.

    Podríamos decir que los puentes permiten reponer los dientes perdidos mientras que los implantes permiten reponer además las raíces.
    Indicaciones
    Cuando se ha perdido uno o varios dientes, lo más indicado es el tratamiento con implantes dentales, ya que estos son capaces de reponer los dientes de manera fija y sin tener que tocar los dientes adyacentes.

    Algunos pacientes optan por los puentes dentales debido al menor coste económico o a la mayor rapidez del tratamiento, ya que en los puentes sobre dientes no es preciso esperar a la cicatrización como ocurre en el caso de los implantes, donde los tratamientos son más largos.

    Como ya hemos comentado en el apartado de las coronas de porcelana, a veces es necesario la colocación de estas coronas para poder dar consistencia a dientes rotos o muy debilitados, que de no ser tratados y reforzados con dichas coronas se fracturarían fácilmente con el paso del tiempo debido a la presión de las fuerzas masticatorias. Cuando se ha perdido un diente y los dientes vecinos están muy debilitados y ambos individualmente necesitan coronas para su refuerzo, en ese caso está indicado la colocación de un puente, ya que de ese modo se refuerza todo en conjunto.

    Cuando se ha perdido uno o más dientes por un traumatismo grave o una gran infección, a veces se pierde además una gran cantidad de masa ósea que hace imposible la colocación de implantes dentales, a no ser que se realice un injerto de hueso. Para los pacientes que no quieren someterse a una cirugía de injerto de hueso o no pueden hacerlo por motivos de salud (cáncer, irradiación, osteorradionecrosis, etc.) están indicados los puentes de porcelana para reponer los dientes perdidos.
    Tipos de puentes
    Cada puente se confecciona a la medida de cada paciente, y su forma y tamaño está determinado por la anatomía y necesidades del paciente. Varían entre 2 a 14 piezas unidas.
    Atendiendo a los diferentes materiales de confección, los puentes dentales pueden ser:
    -Metálicas (de varias aleaciones): Hoy en día en desuso.
    -Metal-acrílicas: Núcleo metálico recubierto de resina. En desuso.
    -Acrílicas: Se emplean como coronas provisionales para no dejar al paciente con el diente sensible mientras el técnico de laboratorio confecciona la corona definitiva. Estos puentes nunca pueden ser definitivos puesto que son sumamente frágiles.
    -Metal-cerámicas: Núcleo metálico recubierto de porcelana. Las más empleadas en la actualidad por su gran durabilidad y estética. Son más usadas para región posterior de la boca (zona de masticación).
    -Totalmente cerámicas: Muy estéticas pero poco resistentes. Suelen emplearse en la región anterior de la boca, donde la carga de masticación es menor. También pueden emplearse en molares, pero el riesgo de fractura es alto. Su precio es elevado.
    -De zirconio: Se confeccionan mediante técnicas de CAD-CAM. Son muy resistentes y muy estéticas. Son las de elección en el sector anterior o zona de sonrisa y también pueden colocarse en el sector posterior, aunque no son tan resistentes como las metal y en ciertos individuos con mucha presión masticatoria se pueden fracturar.
    Ventajas de los puentes
    -Pueden solucionar ausencias de dientes de manera sencilla en zonas donde es muy difícil la colocación de implantes.
    -Al ser estructuras grandes aportan gran estabilidad al conjunto de la boca, sobre todo cuando varios dientes están muy deteriorados.
    Inconvenientes de los puentes
    - Es preciso tallar o limar ligeramente los dientes y dejarlos de una forma cónica para poder insertar el puente.
    - La técnica en la boca es delicada y compleja ya que los dientes pilares deben estar muy paralelos entre sí. Una cierta variación en la inclinación de los pilares hará imposible su inserción y habrá que paralelizar los pilares y volver a repetir todo el puente.
    - Los dientes tallados o limados pueden requerir tratamiento endodóncico en algunas ocasiones si aparece sensibilidad.
    - Son difíciles de limpiar y a veces se empaqueta comida.
    - Las uniones entre las piezas pueden ser muy artificial en algunos casos.
    - Imposibilidad de pasar la seda dental entre los dientes del puente.
    - Son difíciles de desinsertar de la boca si hubiera que repararlos.
    Procedimiento clínico paso a paso
    01 02 03 04
    05 06 07 08
    09 10 11 12
    13 14 15
    16 17


    01. Estado inicial. Ausencia de segundo premolar superior derecho.
    02. Dientes tallados. La forma es ligeramente cónica y paralelos entre sí.
    03. Puente provisional de resina.
    04. Molde de silicona para registrar la forma de los dientes.
    05. Dientes preparados por el laboratorio.
    06. El modelo de escayola de incluir todos los demas dientes.
    07. La vía de inserción del puente ha deser paralela al plano de mordida.
    08. Los troqueles se barnizan con separador para dejar espacio para el cemento.
    09. Se confecciona el núcleo o estructura, que se probará en la boca para ver el ajuste.
    10. El ajuste de los márgenes evitará inflamaciones de la encía.
    11. El metal proporciona una gran resistencia y es casi imposible su rotura.
    12. Verificación del ajuste en la boca del paciente.
    13. Se toma una muestra de color de los dientes.
    14. Puente de porcelana terminado y pulido en el laboratorio.
    15. Antes de su colocación definitiva ha de ser lavado y desinfectado.
    16. Se empleará un cemento para su colocación definitiva en la boca.
    17. Resultado final tras su cementación.
    Tiempos de tratamiento
    La confección de un puente requiere varias citas y el tiempo de elaboración varía según cada laboratorio. Por lo general, desde que el paciente decide realizarse un puente hasta que se coloca en la boca de manera definitiva pueden pasar entre 2 y 4 semanas. Las sesiones clínicas empleadas dependen de cada profesional.
    Prótesis confeccionadas por ordenador
    Puentes de zirconio
    Se trata de los anteriormente citados puentes de zirconio. Su estructura es muy precisa ya se confecciona mediante un sistema informatizado que escanea los dientes y diseña el puente mediante un complejo programa informático. Al tener una mayor precisión en el ajuste, el hermetismo que proporcionan es muy eficaz, de manera que es muy difícil que estos puentes se filtren con el tiempo. Son muy estéticos, ya que su núcleo, al contrario que el metal, deja pasar la luz, de manera que el resultado final es muy natural. Sus principales inconvenientes son un coste más elevado y una menor resistencia a la fractura.