Estás en: CEI > Especialidades > Blanqueamientos
Especialidades
Ofrecemos un sistema coordinado de tratamientos presentando soluciones globales para su boca.
  • Implantes Dentales
  • Implantes sin cirugía
  • Implantes de Carga Inmediata
  • Implantes Post-Extracción
  • Técnica 3 en 1
  • Implantes por Ordenador
  • Técnicas de Aumento Óseo
  • Blanqueamientos
  • Carillas Estéticas
  • Coronas de Porcelana
  • Puentes
  • Endodoncia
  • Gingivitis
  • Periodontitis
  • Obturaciones
  • Ortodoncia
  • Reconstrucción de la Sonrisa
  • Blanqueamientos
    El blanqueamiento dental es un tratamiento estético que el paciente demanda cuando quiere lucir en su sonrisa un color más blanco, luminoso, consiguiendo una imagen más joven y bonita. Consiste en la aplicación de un gel sobre la superficie de los dientes, con una concentración variable de dos sustancias: peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida.
    Generalidades
    Los dientes modifican su color con el paso del tiempo, debido a colorantes alimenticios: café, vino, tabaco; esto se debe principalmente a que el esmalte dental posee una estructura cristalina microscópica, y entre cada prisma del esmalte se acumulan con el tiempo diferentes partículas o impurezas que “ensucian” la superficie del diente. Además pueden sufrir cambios de color por traumatismos: muerte del nervio; o por medicamentos: tetraciclinas.

    El blanqueamiento dental es indoloro, no agresivo, muy eficaz y permite conseguir resultados muy satisfactorios.
    Indicaciones
    Está indicado en aquellas alteraciones del color de los dientes producidas a causa de la alimentación y los hábitos. No servirá de nada el blanqueamiento en dientes teñidos por caries, traumatismos o medicación, como es el caso de las tetraciclinas.


    Ejemplo de dientes teñidos por  
    medicamentos (tetraciclinas) 
    Procedimiento
    A) Blanqueamiento clínico:
    Es el tipo de blanqueamiento que se realiza en la clínica dental y es llevado a cabo por el personal de la clínica. Se realizan de 1 a 5 sesiones, cada una de unos 45 minutos, separadas de varios días. El procedimiento consiste en el aislamiento de los dientes mediante un retractor de los labios y un protector de la encía. A continuación se aplica un gel sobre la superficie de los dientes, y este gel es activado por una luz que genera calor o un láser. Su concentración en peróxido de hidrógeno o carbamida es alta, y existe un alto riesgo de sensibilidad dental post-tratamiento.
    B) Blanqueamiento ambulatorio:
    Es el tipo de blanqueamiento que el paciente realiza en su propia casa. El procedimiento consiste en tomar unos moldes de la boca del paciente y confeccionar unas férulas o dispositivos de plástico muy blando con la forma de los dientes del paciente. Al paciente se le entregan, junto con las férulas, unas jeringas de gel de una concentración más baja que el que se emplea en el blanqueamiento por luz o láser. Generalmente, este tipo de blanqueamiento se emplea por la noche, mientras el paciente duerme. Este tipo de tratamiento tiene múltiples ventajas sobre el otro tipo de blanqueamiento, ya que el gel está muchas más horas en contacto con la superficie de los dientes y penetra a mayor profundidad, con lo que el blanqueamiento es más eficaz y más duradero. Además, su concentración es menor, de manera que la sensibilidad posterior al tratamiento es mucho más leve. El uso nocturno de las férulas de blanqueamiento es sencillo y no interfiere con las actividades de la boca durante el día.

    Antes y después de un blanqueamiento dental



    El inconveniente de este tratamiento es que dura de 7 a 14 días, por lo que el blanqueamiento se produce de manera gradual y a veces el paciente no es consciente del proceso, ya que es difícil apreciarlo día a día.

    Los tratamientos de blanqueamiento en clínica no suelen resultar eficaces del todo, por lo que la mayoría de las veces se suelen combinar con un tratamiento ambulatorio, que es el realmente eficaz.